18 septiembre, 2007

Mi nuevo centro

El nuevo curso me tiene absorvida, y eso me encanta. Me ha tocado un colegio nuevo, es fantástico y está muy bien, bueno tiene sus fallitos como todos, pero eso ya son manías en las que me fijo y suelo contar.

La ilusión de entrar nuevamente en un centro de nueva apertura, donde sólo vamos a ser 9 clases de infantil (5 de 3 años y 4 de 4 años) es algo que me gusta. Vamos a comenzar desde cero en muchos aspectos pero siendo al mismo tiempo un reducido número de maestras, que estoy segura vamos a trabajar duro para lograr nuestros objetivos.

Toda la plantilla hemos llegado este año por primera vez, excepto la directora y un compañero que estrenaron el centro el año pasado. Algunas ya son definitivas, otras como yo somos provisionales y también hay funcionarias en prácticas.

El centro está medio entregado, ya que solo funciona la zona de infantil. La destinada a primaria está casi terminada.


Las clases de infantil se encuentran en hilera de 12 unidades, que separan la zona de primaria con la de infantil que tiene un patio único para la misma. También tenemos aula de psicomotricidad, y como este año hay 3 clases vacías las usamos de biblioteca de infantil, sala de vídeo y zona de almacenamiento.


Como podéis ver en la foto tengo que recorrer un largo camino para llegar a mi clase.





Las clases han nacido pequeñitas, claro que es normal teniendo en cuenta que los arquitectos no consultan al profesorado para conocer las verdaderas necesidades que se requieren en las clases de infantil.

De esta manera las clases solo poseen una pared que está ocupada por el corcho y la pizarra, las tres paredes restantes están anuladas por grandes ventanales y la zona del cuanto de baño.


En infantil las paredes son necesarias, pues pegamos en ella los trabajos de los niños, pegamos posters de la temática trabajada, etc.

Los baños son a la altura de los niños, tienen dos inodoros y dos lavabos, los asignaré por género para que no haya muchas discusiones. Para colmó han colocado dentro de la clase otro lavabo.

La puerta de cristal que véis en la foto de entrada al cuarto de baño la hemos quitado casi todas las maestras, ya que anula la puerta de acceso a la clase por el patio pequeño y porque en 3 años normalmente estaré siempre dentro del baño o a medias para visualizar a todos los niños/as de un vistazo, con lo que es una fuente que anula la movilidad y un pilla-dedos.

En fin, este es mi centro que actualmente se encuentra en medio de la nada, rodeado por multitud de grúas y camiones de construcción, ya que se ha hecho el colegio y ahora están haciendo las viviendas a su alrededor.

3 comentarios:

  1. Por lo que dices, tu nuevo centro ofrece interesantes posibilides especialmente para personas como tú, llenas de ilusión ante su tarea. Ojalá que todo vaya muy bien. Seguro que ocupáis un lugar muy importante en el desarrollo de esos niños y de ese barrio que está naciendo.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5:48 p. m.

    Lo que son las cosas!!! De casualidad me encontré con tu blog y me puse a leer cómo era tu nuevo centro, conforme lo iba leyendo, todo me resultaba muy familiar, como si ya alguien me lo hubiera contando. Y pensando caí en que una amiga me lo había descrito como tú. Lo primero que hice fue preguntarle si en su centro hay trabajando una chica que esta provisional y que se llama Beatriz, y cual fue mi sorpresa que me dijo que sí. Esta amiga mia trabaja contigo, se llama Lourdes y me contó que ella y otros amigos mios (Dori, Jose, Ana) habían estado asesorando vuestro grupo de trabajo.

    Me encanta que las nuevas generaciones de maestros y maestras (sobre todo de infantil) se preocupen por su formación y tengan tanta ilusión en su trabajo.

    No cambies, y que siempre sigas con esas mismas ganas que en tus escritos se plasma.

    ResponderEliminar
  3. Joselu. Muchas gracias por todo, yo también espero que todo nos vaya bien y que podamos trabajar con gusto en el centro, y que nuestros alumnos aprendan disfrutando de todo.

    Anónimo. Vaya que pequeño es el mundo. Pues sí, Lourdes nos asesoró el año que saqué las oposiciones y que no sabíamos cómo afrontar algunas situaciones didácticas. En la facultad mucha teoría pero poca práctica. Saludos.

    ResponderEliminar